Calleja del Abrazamozas, la calle Valdés Leal

Por Santiago Rodriguez Gómez

El 29/12/2020
La calle Valdés Leal, es posible que no conozcas que era conocida como "la calleja del Abrazamozas". Te explicamos aquí de dónde viene dicho sobrenombre
Leer más

Navegamos hasta la calle Valdés Leal, alias “calleja del Abrazamozas”, continuando con intrigas en los nombres de algunas calles de Córdoba, para conocerla un poquito más a fondo.
La actual calle Valdés Leal, es posible que no conozcas que era conocida con este pseudónimo. Te explicamos de dónde viene dicho sobrenombre.

Localización

Paseando por el centro ciudad de la capital califal dejamos a la izquierda la Parroquia de San Nicolás de la Villa y vamos descendiendo levemente por la calle San Felipe dirección hacia la Plaza Ramón y Cajal y la calle Valladares. Metros antes de llegar a la citada plaza y frente a la fachada de San Felipe Neri se nos abre a la izquierda una oscura y estrecha calle que nos conecta con la Plaza del Doctor Emilio Luque, esta calle es conocida en nuestro actual callejero como la calle Valdés Leal, pero antes de llevar el nombre del famoso pintor barroco español del siglo XVII; este callejón era conocido como la Calleja del Abrazamozas.

Localización calleja abrazamozas
 

¿De donde “la calleja del Abrazamozas”?

Su historia es digna de ser contada: Abrazamozas. Así era como llamaban los cordobeses a los jóvenes que salían de noche buscando aventuras amorosas. Vivía en ese barrio uno que, además de los piropos, solía esconderse en este callejón para sorprender a las damas que paseaban solas, a fin de poder abrazarlas en la oscuridad.

calleja-del-abrazamozas

Una noche en que regresaba a casa vio una bella joven que bajaba por la Calle Málaga hacia el Barrio de San Juan. El joven decidió seguirla al tiempo que le dedicaba sus más ingeniosos requiebros. La joven pidió que la dejara tranquila, más el Abrazamozas redobló sus esfuerzos. Ella le rogó nuevamente que no insistiera más, pero el joven, envalentonado, le cortó el paso y prometió dejarla seguir su camino si la abrazaba primero. La joven le miró y cedió, no sin antes advertir al muchacho el peligro que con ello corría. Ella abrió los brazos y él la abrazó, pero en lugar de encontrar un cuerpo esbelto, sintió la frialdad de unos huesos desnudos bajo la túnica. Trató de soltarla, sin éxito, y horrorizado, cayó desmayado.

A la mañana siguiente, lo encontraron sus amigos durmiendo en la esquina de la calle y él contó lo sucedido… Estos pensando que había sido un mal sueño por los efectos del vino, tuvieron diversión a su costa para un buen tiempo. Sueño o no, el joven lo tomó como una seria advertencia a su mal comportamiento, y nunca más molestó a dama alguna en los oscuros callejones de la ciudad.

 

Si quieres conocer más historias y curiosidades puedes leer otros artículos de nuestro blog . No olvides que puedes disfrutar también de alguno nuestros Tours donde ver esta y otras localizaciones. De mano de nuestros guías descubrirás muchos más detalles y rincones.

Escrito por Santiago Rodriguez Gómez

Mezquita Catedral de Cordoba

¿Preparado para Tutourear?

Artículos relacionados

0 comentarios

Enviar un comentario

0
    0
    TuTour carrito
    Tu carrito está solo... triste y solo :(Ver nuestros Tours